antipatriarcales, antifascistas, antiimperialistas

antipatriarcales, antifascistas, antiimperialistas

buscar

Síguenos en Twitter:

Insurrectasypunto es integrante de

Apostasía Colectiva en Argentina

Venezuela: Línea Aborto

Información Segura

Telef: 0426 - 1169496

 

La Universidad del Salvador no quiere apóstatas Imprimir E-mail
Miércoles, 15 de Abril de 2009 04:18

Crítica de la Argentina

Hace 13 días dio una opinión a este diario y la despidieron sin razones académicas. Era profesora de chino mandarín, arte oriental y cultura persa.

Cuando Paola Raffetta recibió la carta de la Universidad del Salvador (USAL), sabía que contenía malas noticias. “Me dirijo a usted para poner en su conocimiento que no está propuesta como docente para el año 2009”. La firma era de Luisa Rosell, directora de la Escuela de Estudios Orientales, donde la destinataria daba clases desde 1999. No había razones académicas: Raffetta es una de las caras de Apostasía Colectiva, el movimiento que propone renunciar al bautismo, en desacuerdo con el Vaticano.

La profesora de chino mandarín, arte oriental y cultura persa había sido explícita ante este diario, 13 días atrás: “La Iglesia, en nombre de todas las personas bautizadas, se opone al aborto, obstaculiza la educación sexual, se opone al uso de profilácticos atentando contra la salud sexual”. Por estos motivos, decía, “no queremos que sigan haciendo cosas en nuestro nombre”.

La USAL argumentó que su postura era contraria al artículo 39 del estatuto que la institución fija a sus docentes: “No difundir ni adherir a concepciones que se opongan a la doctrina católica”. Como docente y licenciada en Estudios Orientales de esa misma escuela, argumentó Rosell, Raffetta no podía seguir perteneciendo a la institución. “Sabía que podía suceder algo así”, reconoce ante Crítica de la Argentina.

Los apóstatas niegan “la fe de Jesucristo recibida en el bautismo”. Eso mismo hicieron más de mil personas el 30 de marzo en el arzobispado porteño, cuando presentaron sus solicitudes para renunciar a la Iglesia. La campaña comenzó en internet y creció con la ayuda de grupos feministas, artísticos, intelectuales y de minorías sexuales. Raffetta está sorprendida por “la cantidad de adhesiones recibidas, incluso de gente católica que ha rechazado esta decisión”. La universidad no habla sobre el tema, pero una colega de la profesora que pidió reserva de identidad opinó: “Fue un poco desatinado hacer esos comentarios en una institución católica. Pero si va a juicio, quiero que lo gane”.

 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack